Según la ley de «culpa comparativa» de California, también conocida como ley de “negligencia comparativa”, una persona lesionada en un accidente aún puede recuperar daños incluso cuando él o ella sea parcialmente responsable del accidente.

En estos casos de lesiones personales, es un jurado el que decide cuál ha sido el porcentaje de culpa de la víctima durante el accidente y que contribuyó a sus lesiones, al igual que el porcentaje que la otra parte negligente tendrá que pagar por daños.  

La culpa comparativa puede aplicarse a la mayoría de los casos de lesiones personales en California, incluyendo accidentes por Resbalones/Tropezones y Caídas.  Este tipo de accidentes es considerado como responsabilidad de los propietarios de las instalaciones, es decir, cuando el propietario:

  1. Sabe o debería tener conocimiento sobre alguna situación peligrosa dentro de la propiedad que posee y controla,
  2. No repara, protege o pone señalizaciones para alertar de esta condición peligrosa.

 

Las causas más comunes de los accidentes de Resbalones/ Tropezones y Caídas en el estado de California incluyen: Derrames, fugas, alfombras sueltas, pisos irregulares, cables y cuerdas descubiertas o sueltas, barandillas rotas o faltantes, muebles rotos, falta de señalizaciones en lugares donde hay construcción, falta de señalizaciones de advertencia sobre peligros conocidos.

 

Es muy común que en este tipo de accidentes, la parte demanda alegue que la responsabilidad ha sido realmente de la víctima al no tener cuidado por dónde camina. Es por eso que queremos enfatizar la importancia de la “negligencia comparativa”. No te dejes intimidar por abogados que puedan querer hacerte parecer como el único responsable de tu accidente. Por lo general, en este tipo de demandas, los propietarios harán todo lo posible por culpar a la víctima antes que admitir responsabilidad. Sin embargo, como puedes ver, aun cuando hubieras sido culpable parcialmente de tu accidente o no, podrás obtener una compensación por tus lesiones.

En nuestro estado, las personas tienen la “obligación de cuidado” para proteger a las personas que entren a su propiedad de cualquier situación riesgosa o peligrosa que pudiera existir. Si has tenido uno de estos accidentes, llámanos hoy mismo para asesorarte.