En Unidos Legales manejamos muchos casos de lesiones personales desde nuestras oficinas en Canoga Park. En este tipo de demandas es fundamental demostrar que tanto el accidente como las lesiones que pudo haber sufrido la víctima fueron el resultado directo de la conducta negligente de un tercero.

¿A que nos referimos con negligencia? La negligencia es un comportamiento caracterizado por falta de cuidado, por no cumplir con precauciones que son razonables y básicas.

Y es la causa principal de muchos accidentes laborales, automovilísticos, domésticos, etc.

Ahora bien, dentro del contexto legal, encontramos dos términos que son importantes al momento de determinar el nivel de responsabilidad. Estos son:

  • La negligencia ordinaria o simple
  • La negligencia grave

La negligencia ordinaria se refiere a la falta de cuidado o precaución que una persona común tendría que usar en una situación dada. Algunos ejemplos de este tipo de negligencia serían: una persona que se pasa, o no respeta una señal de alto; supervisores o dueños de tiendas que no ponen un aviso de precaución cuando hay un piso mojado; el dueño de una propiedad que no da un buen mantenimiento a sus instalaciones y esto provoca condiciones inseguras, entre otras. 

Por otro lado, la negligencia grave se refiere al descuido deliberado e imprudente de la seguridad tanto propia como de las demás personas. Por ejemplo: una persona que ingiere bebidas alcohólicas y se pone detrás del volante para regresar a casa; un médico, hospital o equipo quirúrgico que no sigue los protocolos de higiene y seguridad con sus pacientes; los camiones o tráileres comerciales que llevan más carga de lo permitido, entre otros.

Ambos tipos de negligencia pueden provocar lesiones graves y daño directo a otras personas, propiedades, o a las dos.

En un caso de lesiones personales, el establecer qué tipo de negligencia fue la que intervino en el accidente es sumamente importante al momento de determinar el monto de la compensación por daños que se deberá otorgar a la víctima.

Algunos daños a considerar dentro de este tipo de situaciones pueden incluir los siguientes:

  • Facturas y gastos médicos
  • Salarios e ingresos perdidos
  • Rehabilitación
  • Dolor y sufrimiento
  • Pérdida de estilo y calidad de vida

Demostrar que hubo negligencia dentro de un caso de lesiones personales no es tarea sencilla. Se requiere de un equipo de abogados expertos en el tema, como el equipo de Unidos Legales, para demostrar que las consecuencias que ha sufrido la víctima – tanto físicas como económicas y emocionales – fueron el resultado directo de la conducta imprudente de un tercero.

En nuestra firma de abogados en Canoga Park contamos con amplia experiencia en este tipo de situaciones. Llámenos hoy mismo al 855.755.8455, para asesorarle.